Cambio climático

Cambio climático
 

Estamos firmemente comprometidos con la ambición expresada en el Acuerdo de París de limitar a 2ºC el incremento de la temperatura media global del planeta a finales de este siglo respecto a los niveles pre-industriales. Como firmantes del documento Paris Pledge for Action, Repsol apoya dicho Acuerdo y trabaja para ser parte activa de la solución al cambio climático.

Existen muchas vías posibles para realizar una transición hacia un futuro de bajas emisiones. En Repsol identificamos tres elementos troncales: la mejora de la eficiencia energética y el ahorro de energía; la reducción de las emisiones en la generación de energía eléctrica, donde el gas natural será un actor clave; y el despliegue de tecnologías de bajas emisiones en los sectores finales.

Claves de la estrategia de carbono de Repsol

Gráfico reducción de emisiones

Nuestras decisiones estratégicas y las líneas de acción las establecemos al más alto nivel ejecutivo, con el Comité Ejecutivo Corporativo como órgano con responsabilidad directa en la gestión del cambio climático.

Los objetivos de reducción de emisiones de CO2 tienen un peso de entre el 5 y el 20% en los objetivos de los negocios. El desempeño de la compañía en la lucha contra el cambio climático repercute de forma directa en la retribución variable de los empleados.

Nuestra estrategia en materia de cambio climático se asienta en cinco pilares: la fijación del precio del carbono, la eficiencia energética, el papel clave del gas natural, la captura, almacenamiento y uso del carbono (CCUS por sus siglas en inglés) y las energías renovables.

Hemos establecido un objetivo de reducción de emisiones de CO2 equivalente de 1,9 millones de toneladas en el período 2014-2020. En 2017 hemos reducido nuestras emisiones en 216.000 toneladas de CO2 equivalente, con lo que ya hemos alcanzado la cifra de 1,4 millones, casi el 74% del objetivo establecido para todo el periodo.

Reducción de emisiones CO2e (Mt)

Gráfico reducción de emisiones

Estrategia a corto plazo

Un elemento fundamental para llevar a cabo la transición hacia un futuro bajo en emisiones es la fijación de un precio para el carbono. Para tomar las decisiones de inversión en nuevos proyectos, en Repsol hemos establecido un precio interno de carbono de 25$/t CO2, con el objetivo de alcanzar los 40$/t CO2 en 2025.

Además, nuestra compañía apuesta por la eficiencia como motor principal en la reducción de emisiones, para reducir la intensidad energética y de carbono en sus operaciones. Para ello, hemos definido objetivos y planes específicos que incluyen, entre otros, proyectos de integración energética de unidades, optimización de procesos y mejora continua en la operación eficiente de las instalaciones.

Estrategia a medio y largo plazo

En Repsol analizamos de forma constante los diferentes modelos de oferta y demanda de energía para comprender cómo el sector puede hacer frente a los desafíos futuros en términos de mitigación del cambio climático y suministro de energía.

Además, estamos desarrollando nuestros propios escenarios compatibles con un futuro de 2ºC y, más concretamente, con el escenario Sustainable Development Scenario (SDS) de la Agencia Internacional de la Energía.

216.000t

de CO2e reducidas en 2017

A este desafío nos enfrentamos participando en diferentes asociaciones internacionales como The Global Oil & Gas Industry Association for Environmental and Social Issues (IPIECA) e iniciativas como Oil & Gas Climate Initiative (OGCI). Estos modelos y escenarios a largo plazo están siendo explorados conjuntamente con otras compañías del sector.

Creemos que estos nuevos escenarios ofrecen una oportunidad significativa para la innovación y las inversiones en soluciones de bajas emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Prevemos un aumento de la demanda de gas natural en los próximos años, en comparación con la del carbón. Las emisiones de CO2 asociadas al gas natural suponen, aproximadamente, la mitad que las correspondientes al carbón. El cambio de combustibles de carbón a gas natural representa una gran oportunidad para obtener reducciones de CO2 a gran escala a un menor coste para la sociedad. Es, por tanto, la solución más eficiente para promover una transición estructurada a un futuro de bajas emisiones. En la actualidad el peso del gas en nuestra cartera de activos asciende a 63% de la producción y el 74% de las reservas.

Otro elemento de nuestra estrategia es la tecnología de captura, almacenamiento y uso del carbono (CCUS). En Repsol no solo apoyamos el despliegue de estas tecnologías, sino que estamos trabajando para conseguir que los proyectos sean técnica y económicamente viables, sostenibles y socialmente aceptables.

Por otro lado, hacemos seguimiento continuo de las tendencias y últimas tecnologías desarrolladas en el campo de las energías renovables, invirtiendo en movilidad sostenible y contribuyendo a la reducción de emisiones mediante el desarrollo de biocombustibles y combustibles avanzados.

A través del fondo Oil & Gas Climate Initiative- Climate Investments (OGCI-CI), Repsol y otras grandes empresas del sector estamos invirtiendo en proyectos y tecnologías de bajas emisiones. La inversión prevista es de 1.000 millones de dólares en diez años.

Asimismo, nuestras unidades de Energy Ventures y Tecnología están invirtiendo en diversas áreas de conocimiento, como biocombustibles, grafeno y movilidad eléctrica, entre otras.