Contenido de benceno, plomo y azufre en combustibles

Todos los combustibles que proporcionamos al mercado cumplen con las especificaciones de calidad vigentes. En nuestras refinerías en España nos aplican las normas EN228 para gasolinas y EN590 para gasóleos. Estas especificaciones implican fabricar gasolinas y gasóleos libres de compuestos de azufre (máximo de 10 mg/kg) y con bajos contenidos en compuestos aromáticos (en gasolina contenidos inferiores a 1% v/v de benceno), lo que conlleva una importante contribución en la mejora del medioambiente por reducción de las emisiones de componentes volátiles a la atmósfera. Hemos mejorado nuestros procesos para lograr alcanzar estos objetivos.

Además, seguimos reforzando la mejora de la calidad de los combustibles en la refinería de La Pampilla (Perú), con un proyecto que nos va a permitir producir diésel y gasolinas de 0,005% en masa de azufre. Las nuevas instalaciones son capaces de desulfurar el diésel producido en la refinería y en 2018 podremos en marcha el bloque de gasolinas, que nos permitirá producir gasolinas de 50 ppm de azufre como máximo y limitar el contenido de otros compuestos, como los aromáticos, olefinas y benceno.