Entrevista al Presidente Ejecutivo

¿Cuáles son los grandes retos que enfrentará nuestro sector en el futuro?

En la actualidad, en el sector energético nos encontramos en un momento de grandes desafíos que merecen una profunda reflexión y análisis. Estamos en una etapa clave que se caracteriza por presentar una realidad dual. En el viejo continente nos debatimos en una severa crisis cuyo final está aún por determinar y que ha ralentizado el consumo a todos los niveles. Sin embargo, en otras regiones del mundo asistimos a un incremento del consumo de energía, derivado del enorme aumento demográfico y, sobre todo, de las clases medias. Según un informe de la OCDE, la "clase media global" se incrementará de 1.800 millones en 2009 a 4.900 millones en 2030. Esto genera enormes retos en relación a la producción y la demanda de los recursos naturales.

Entrevista al presidente

Adicionalmente, debemos abordar las profundas inequidades existentes en materia de acceso a la energía. De sobra conocido es el dato de los 1.300 millones de personas que a día de hoy no tienen acceso a la electricidad y los 2.500 millones que no tienen acceso a combustibles domésticos modernos, con el correspondiente impacto en la salud y la esperanza de vida.

Pero esto no puede alcanzarse a cualquier precio. Es necesario encontrar un balance entre las demandas de desarrollo de la humanidad y la capacidad que tiene nuestro planeta de asimilar los impactos asociados a las necesidades de materias primas y recursos naturales, imprescindibles para satisfacer dichas demandas. El éxito dependerá de nuestra capacidad de gestionar de un modo sostenible estos recursos.

¿Cómo afrontar este entorno económico y energético?

El desafío al que nos enfrentamos hay que acometerlo con los principios que venimos postulando desde hace una década y que son la base de nuestra realidad: sostenibilidad, inteligencia, eficiencia y talento.

En un mundo en permanente transformación, caracterizado por la velocidad a la que se producen los cambios, una actitud flexible y abierta es la única capaz de dar respuesta a los nuevos desafíos, identificando nuevas oportunidades. Si no somos capaces de ver cómo está cambiando el mundo, si no somos capaces de anticipar lo que el mundo va a necesitar de nosotros, estamos perdidos. Por tanto, debemos estar alerta, atentos a todo aquello que la sociedad demanda de nosotros y va a demandar de nosotros, que seguramente será algo distinto a lo que demandaba de nosotros en el pasado.

Como expresamos en nuestra Visión de Compañía, en Repsol "queremos ser una empresa global, que busca el bienestar de las personas y se anticipa en la construcción de un futuro mejor a través del desarrollo de energías inteligentes. Con esfuerzo, talento e ilusión, avanzamos para ofrecer las mejores soluciones energéticas a la sociedad y al planeta".

Esta visión se sustenta en la innovación y el emprendimiento, ambos basados en el talento individual y colectivo, y en los valores de las personas y de la propia organización, que nos permitirán alcanzar los objetivos que, en materia de sostenibilidad, nos hemos fijado a medio y largo plazo.

En Repsol creemos que nuestra competitividad y capacidad de evolución reside en nuestra habilidad para generar ideas originales y llevarlas a la práctica en un entorno de colaboración y aprendizaje.

No hay peor enemigo para una empresa que la inacción, convertirse en rehén de la crisis, dejarse llevar por la corriente o hundirse en la rutina de no arriesgar. Emprendimiento e innovación no deben ser jamás hijos de la temeridad, pero sí de la audacia. Hay que aventurarse, pues sólo así se consigue avanzar. Nuestras empresas deben ser más dinámicas, anticipándose al cambio, antes de que éste sea un imperativo que nos supere.

En cuanto al desempeño de Repsol en sostenibilidad en 2012, ¿qué destacaría?

Hemos revalidado nuestro reconocimiento como líderes del supersector oil&gas en el índice de sostenibilidad de Dow Jones mundial y europeo, gracias a nuestro desempeño económico, social y ambiental. Esto no es fácil, teniendo en cuenta que de las 125 compañías internacionales de petróleo y gas analizadas, tan sólo 15 forman parte del índice mundial y cinco del índice europeo. Recibir este reconocimiento, dos años consecutivos, es un reflejo del esfuerzo de toda la compañía por mejorar cada día en su desempeño, pero no hay que caer en la autocomplacencia, aún tenemos mucho trabajo por hacer en materia de sostenibilidad.
Durante 2012 hemos revisado y actualizado nuestra Norma de Ética y Conducta, expresión del modelo de comportamiento en las actividades y operaciones de la compañía: siempre dentro del cauce de la ética, respetando los derechos humanos, minimizando el impacto ambiental y ejerciendo toda nuestra influencia para que nuestros socios, proveedores, contratistas y empresas colaboradoras tengan un desempeño coherente con el nuestro.
Continuamos trabajando en la integración del respeto a los derechos humanos dentro de los procesos de la compañía y estamos elaborado una Política de Respeto a los Derechos Humanos que será aprobada a lo largo de 2013. Esta política expresa el compromiso que hemos adquirido con los derechos fundamentales y también la expectativa de comportamiento que tenemos de nuestras partes interesadas en cuanto a los derechos humanos.
Seguimos superando nuestros objetivos de seguridad, con un índice de frecuencia de accidentes con baja integrado que ha descendido más de un 15% con respecto al año anterior. En Repsol exigimos un alto nivel de seguridad en todas nuestras operaciones y es por ello que hemos asumido el compromiso de promover una cultura que nos ayude a conseguir lugares y operaciones libres de accidentes. Debemos seguir trabajando para que la seguridad arraigue cada vez más profundamente en nuestra cultura empresarial.
En junio cerramos la primera convocatoria de un Fondo de Emprendedores para la que se recibieron más de cuatrocientos proyectos procedentes, en su mayoría, de España, pero también de países como Sudáfrica o China. Las siete propuestas ganadoras cuentan con apoyo económico, asesoramiento técnico y respaldo en la búsqueda de capital inversor. En junio también se abrió la segunda convocatoria del Fondo de Emprendedores, cuyo plazo de presentación de propuestas permaneció abierto hasta el 16 de noviembre. En la segunda convocatoria la participación ha aumentado un 17% respecto al año anterior.
Por último, hay que mencionar que con nuestra nueva sede, Campus, por primera vez en la historia de la compañía todas las áreas de negocio comparten un mismo espacio, creando un entorno que facilita la cultura del trabajo en equipo. Llevamos adelante un gran proyecto, que no es sólo arquitectónico sino que también expresa nuestros valores y compromisos, acercando a las personas para fomentar el espíritu de colaboración, el "todos juntos" que es como queremos hacer las cosas en Repsol.